Si quieres saber cómo curar el TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo, lo primero que debes de comprender es que estamos hablando de un trastorno de ansiedad, y por tanto, no es algo que pueda curar un médico. Tampoco puedes pensar que la curación es algo que alguien vaya a hacerte a ti; sino que debes asumir que es un proceso que tienes que conseguir tú, con tu fuerza de voluntad, con disciplina, y con la ayuda de un psicólogo.

Es decir, en gran medida es tu psiquismo (tus creencias, pensamientos, emociones, tu diálogo interno, tus patrones de personalidad, y tu modo de relacionarte con tus propios pensamientos) donde hay que buscar el origen del problema y la solución al mismo. Y para ello es fundamental la ayuda de un psicólogo, no existen atajos ni sistemas infalibles que curen el TOC.

La importancia de asumir la necesidad de ayuda psicológica

Por tanto, la primera pregunta que debes hacerte si quieres curar el TOC es: ¿Estoy dispuesto a asumir que necesito la ayuda de un psicólogo, y a comprometerme a seguir la terapia psicológica y luchar para curar el trastorno obsesivo-compulsivo? Ese es el punto de partida,

Se admite que puede haber una cierta susceptibilidad genética, aunque esto no está totalmente demostrado, y en cualquier caso, en el supuesto de que sea así; sería algo que predispone a padecerlo, pero no que condena a la persona a sufrirlo.

curacion-del-toc

Por lo tanto, nunca debes pensar en que un médico te va a curar del TOC, sino en un trabajo interior encaminado a superar o vencer unos patrones psicoemocionales erráticos que te hacen tener pensamientos intrusivos y obsesionarte con ellos, y en ocasiones también te “empujan” a realizar actos compulsivos. No obstante, ese trabajo interior hay que hacerlo con la ayuda e indicaciones de un psicólogo.

El trastorno obsesivo-compulsivo es complicado de curar, muy especialmente si uno no busca ayuda psicológica. No puedo decir que sea imposible curarse por uno mismo, pero al menos sí es improbable.

Por lo general se requiere hacer tratamiento psicológico, a través de terapia con un psicólogo o psicóloga. El enfoque terapéutico más habitual es la psicología cognitivo conductual, aunque pueden haber otras. Es el psicólogo el encargado de seleccionar las herramientas terapéuticas que resulten más indicadas para tratar al paciente.

Todo problema es susceptible de empeorar

pensamientos-intrusivosSi no se trata a tiempo, este es susceptible de empeorar, y muchas veces se convierte en un problema serio en la vida del paciente. Hay personas a las cuales este problema apenas apenas limita su vida, mientras que a otras personas les supone una limitación muy importante, pudiendo llegar a arruinarles la vida social, laboral, o sus sueños y metas personales. En cada persona, los pensamientos intrusivos adoptan una forma determinada (una temática distinta, aunque hay algunas más frecuentes que otras). Y en cada caso también el tipo de actos compulsivos puede ser distinto, llegando en algunos casos a constituir algo que requiere varias horas “perdidas” cada día, realizando dichos actos compulsivos.

En estas personas, la ansiedad mantiene el pensamiento en una situación de alarma por temores y malestares, en muchos casos se establece una lucha en la mente del paciente por intentar apartar de su mente los pensamientos obsesivos e intrusivos. Pero esto lo que hace es reforzarlos y agravar más el problema. Es una estrategia equivocada que nunca puede llevarnos a superar el TOC.

Se llaman intrusivos, porque estos acceden una y otra vez a la conciencia, aún cuando el deseo del paciente es que estos pensamientos no aparezcan nunca, y obsesivos aquellos que hacen que el individuo se obsesione con unas ideas determinadas, que absorben toda su atención y su energía mental cada día. Aunque también es cierto que a veces el trastorno obsesivo-compulsivo mejora por temporadas, por lo general la tendencia es a empeorar con el paso de los años si no se busca ayuda psicológica.

Cuéntale a tus padres lo que te sucede

ataques-de-panicoVolvamos al tema central de esta página, es decir, al asunto de cómo curar el TOC. Debes saber que el primer paso es contar a tus padres lo que te sucede (también a tu pareja y amigos cercanos). Muchas personas no lo hacen porque no quieren explicar cuales son esas ideas o pensamientos obsesivos, puesto que lo consideran algo extremadamente censurable, especialmente en el caso de los que tienen un contenido que de forma directa o indirecta está relacionado con cosas ética o moralmente mal vistas.

En este sentido, no es necesario que entres en detalles respecto a los pensamientos obsesivos, puedes decir a tus padres que tienes ideas irracionales que aparecen constantemente en tu mente y que te generan ansiedad. Cuéntales en qué consisten tus actos compulsivos. Pero sobre todo, cuéntales que necesitas ayuda psicológica, que no puedes salir del problema por ti mismo.

Esto en muchos casos, va a tranquilizar a los padres, puesto que muy probablemente se hayan dado cuenta de que te sucede algo, y muy probablemente estén muy preocupados por ello. Aunque tal vez no te hayan dicho nada, probablemente se hayan dado cuenta de que tu mirada ha cambiado,  de que estás abstraído gran parte del tiempo, que estás preocupado, angustiado, o tal vez se hayan dado cuenta de los actos compulsivos. Ten por seguro que tus padres te van a apoyar, te van a ayudar, y no te van a juzgar porque entienden que estamos hablando de un trastorno de ansiedad y se van a volcar en ayudarte.

La ayuda del psicólogo

Bien vamos a por el segundo aspecto fundamental, que es el más importante de todos, y es someterte a terapia psicológica con algún psicólogo. En esta página se indican algunos de ellos para distintas ciudades de España. Aunque yo no los conozco personalmente, he leído algunos artículos de su blog, he leído su formación, y me inspiran suficiente confianza como para recomendarlos.

A partir de ahí es fundamental que sigas todas sus indicaciones, que te impliques en tu propio proceso de curación, y que seas disciplinado en la realización del tratamiento.

terapia-cognitivo-conductual

La medicación no cura, aunque a veces es necesaria.

La medicación no puede curar el TOC por sí sola, pero eso no significa que en muchos casos no sea necesaria. La medicación (prescrita por un psiquiatra y supervisada por él), combinada con psicoterapia es una ayuda fundamental. No obstante, siempre debe ser el psiquiatra quien valore la conveniencia o no de prescribir una determinada medicación.

En algunos casos la medicación reduce la frecuencia e intensidad de los pensamientos intrusivos y los actos compulsivos y de otros síntomas, principalmente de la ansiedad. El problema de las pastillas es que estas luchan contra sus síntomas, en lugar de luchar contra la causa psicoemocional del trastorno.

La terapia cognitivo-conductual

Esta va de la mano de un psicólogo, y consiste en enseñar al paciente una serie de recursos que modifiquen sus patrones de pensamiento, así como el modo en que los percibe y se relaciona con ellos, y el modo en que se relaciona consigo mismo, con los demás y con el mundo en general. La terapia va identificando y corrigiendo todas las creencias y pensamientos irracionales que tiene el paciente, intentando sustituirlos por otro tipo de creencias más positivas y racionales, a la vez que se aprende a mantener un “diálogo interno” que no genere tanta ansiedad y angustia. También enseñará herramientas y recursos que permitan superar esa necesidad que tiene la persona, de hacer actos compulsivos.

curar-el-trastorno-obsesivo-compulsivo

Aunque se emplee el término terapia cognitivo-conductual, este término hace referencia al enfoque terapéutico, pero engloba muchas herramientas y abordajes posibles, de los cuales el psicólogo deberá seleccionar los más adecuados de acuerdo a la situación y particularidades del paciente.

La actitud del paciente

Es fundamental que el paciente tome la iniciativa de estar dispuesto a “luchar” por curarse. No es el psicólogo el que cura, sino que es el paciente quien se cura a si mismo cuando es capaz de seguir adecuadamente las indicaciones del psicólogo y los requerimientos del proceso terapéutico. Por eso totalmente injusto culpar a un psicólogo de la falta de mejoría del paciente. El psicólogo siempre se implica totalmente en dar lo mejor de si para que el paciente pueda curarse. Pero para que esta curación tenga lugar, también el paciente debe estar dispuesto a implicarse totalmente y a hacer todo lo que el psicólogo le diga.

Otros enfoques terapéuticos

Si has llegado a esta web buscando respuesta a la pregunta de cómo curar el TOC, debes saber que la terapia cognitivo-conductual suele ser la más empleada, precisamente porque ha demostrado ser efectiva. No obstante, existen otros abordajes terapéuticos, aunque no he podido encontrar estadísiticas o fuentes científicas que sirvan de orientación acerca de lo mucho o poco que pueden ser eficaces estas terapias para el caso concreto del TOC. Por tal motivo, no recomiendo estos tratamientos, al menos como primera opción.

Estoy hablando de disciplinas como el psicoanálisis, la hipnosis, o el EMDR. El psicoanálisis es una disciplina psicológica que fue desarrollada por Sigmund Freud, y está enfocada al estudio del inconsciente, así como al trabajo sobre este. Es una terapia que debe ser llevada a cabo de la mano de un psicoanalista, a ser posible con amplia experiencia. Conlleva serios inconvenientes como por ejemplo, el hecho de que suela hacerse una terapia larga, o al menos, que se necesiten bastantes sesiones para empezar a experimentar mejoría (al menos en comparación con la psicología cognitivo-conductual).

En cuanto a la hipnosis y el EMDR, si deseas explorar estas vías mi consejo es que busques a un psicólogo que se haya formado en dichas terapias. No es nada aconsejable acudir a un terapeuta, ni a ninguna otra persona que no sea licenciada en psicología.